viernes, septiembre 06, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. HOT KARATE: FINGER FOOD



HOT KARATE: FINGER FOOD

País: Estados Unidos
Género: hard progresivo
Fecha de publicación: 27 de julio de 2013

Temas:
  1. Supermoon
  2. Baby police
  3. Beefy boof
  4. Bolillos
  5. Japan
  6. Blood sausage
  7. Diluwar 
Formación:
Rob Krauss: guitarra
Adam Subhas: batería
Cyrus Ghahremani: bajo y voz

Entre la gran indefinición del género progresivo en la actualidad, con bandas que usan y abusan del post rock o el math rock, sin llegar a definirse de forma clara me quedo con las posturas claras y contundentes de grupos que de verdad saben lo que hacen. Y este es el caso de estos Hot Karate, un trío de Los Ángeles, que publica ya su este tercer álbum, con una propuesta honrada y contundente.
Bajo unas fuertes premisas estructurales, basadas notoriamente en el hard progresivo de décadas pasadas y con un cautivador sentido de la improvisación, desarrollan una propuesta musical contundente y directa, no apta para mediocres, basada en poderosos recorridos acerados a las guitarras, decisivos ritmos en los parches y un incisivo trabajo al bajo (quizá un viejo Rickenbaker), todo ello aderezado por un sentido melódico extremadamente complejo y sinuoso.
Continuas rupturas de ritmo dan lugar a una riqueza instrumental fuera de toda duda que, basándose en una buena técnica estilística, provocan escenas de música épica e inteligente, con desarrollos complicados llenos de una belleza progresiva sin parangón. El grupo es consciente de su brutal energía y su sabiduría les lleva a intercalar poderosos detalles de blues o el jazz rock que, conjugados con un rock incisivo y maduro, da como resultado un juego artístico de pleno rendimiento.
Imaginaos un cruce entre Rush y Led Zeppelin y os haréis una mejor idea de lo que estoy hablando. Clasicismo roquero, contundencia sonora, inteligencia en los arreglos y mucha, mucha calidad y sinceridad. La consecuencia es este producto progresivo de primer orden: lúcido, necesario y de gran recorrido para el futuro. El viento vuelve a ahuyar: Imprescindibles.